Seguidores

domingo, 25 de octubre de 2009

Amo


Amo el amor, sí,
el amor simple como es simple aquella flor,
no amor del dios inquisidor de los cristianos,
pero amo al amor,
al de Neruda que se reparte en besos, leche y pan,
y a las margaritas y al que no las cercena,
y a los besos, y al el sosiego,
y al perdón de los pecados y a pecar.
Sí, amo y amaré mientras el amor respire sobre mi cuello
y en el beso ese que inquiera en el aliento,
además de amor, buena voluntad.